2015-01-14
 
¿Qué cámara elegir para comenzar?
 



Esta es una duda que marea mucho al principio cuando desconocemos la materia o simplemente cuando recién comenzamos a conocerla.

Hay en el mercado un sinfín de marcas y modelos diferentes, con objetivos, sin objetivos, con bolsa de regalo, con tarjeta de memoria, batería de repuesto, garantía extendida y un interminable listado de opciones que nos brindan que nos hacen sentir perdidos. Existen básicamente tres tipos de cámaras, compactas, réflex y bridge.

Con una compacta podemos lograr unos resultados muy bonitos pero no tendremos mucho control de la cámara, ya que en su mayoría, están diseñadas para funcionar de una manera muy automática.

Con una bridge lograremos muy buenos resultados, ya que tendremos control manual de la cámara. En contra: lograremos fondos difuminados sólo cuando realizamos fotografías a corta distancia. Tampoco se puede cambiar el objetivo, ya que es fijo. Otra pega es que el visor que trae es electrónico. Es decir, en vez de verse la imagen real reflejada en un espejo como las réflex, trae una mini pantalla LCD dentro. Así y todo, para aquellos que no quieran complicarse con objetivos y cámaras muy pesadas, las bridge son ideales para llevar de viaje.

Con una réflex, no tendremos límites, ya que nos permitirá controlar la cámara al máximo, lograremos fácilmente difuminar los fondos en nuestras fotografías y además podremos utilizar cuantos objetivos queramos.



 

¿Qué marca elijo? y dentro de esa marca ¿Qué modelo?


Hoy en día la mayoría de las marcas más importantes están bastante parejas en cuanto a tecnología. El clásico debate Nikon – Canon, de cuál es mejor y cuál es peor es puro mito y fanatismo de los usuarios de cada marca ya que ambas son buenas cámaras. Hay obviamente diferencias de "comodidad" entre las marcas (forma, tamaño, menús, etc.), y dependerá de cada usuario cual es más la apropiada.

Es posible que tengamos en nuestro poder objetivos de alguna réflex analógica antigua y existe la posibilidad que dichos objetivos sean compatibles con una cámara digital de la misma marca, por lo que podría ser un buen punto de partida a que marca elegir. Igualmente tener en cuenta que lo mejor es elegir una cámara que se adapte a nuestras necesidades: peso, tamaño, ergonomía, posición de los botones y que además se ajuste a nuestro presupuesto.

Veremos que hay muchos modelos diferentes dentro de una misma marca. Unos muy pequeños y ligeros, otros muy grandes y pesados y de precios muy diferentes.

Para comenzar no necesitamos gran cosa. Es mejor comenzar con la categoría más baja y subir a un modelo más avanzado cuando las necesidades nos lo exijan, que comenzar con un modelo profesional de precio alto el cual solamente hemos adquirido porque nuestro instinto nos dijo que "haremos mejores fotos”.

Un cámara profesional tiene más botones, más funciones, más peso y requiere detrás de ella a alguien que sepa conducirla. Si comenzamos con una así puede acobardarnos y decidirnos a abandonar. Por esto mismo recomiendo comenzar con un modelo más bien básico que sea más compatible con nosotros. Una vez controlemos bien lo básico, es probable que haya algunas cositas que nos gustaría que nuestra cámara tenga, como por ejemplo un enfoque más rápido y preciso, más velocidad de ráfaga, conexiones para flash de estudio, etc. Recién una vez lleguemos a ese punto será hora de cambiar de modelo.



¿Qué objetivo/s necesito?


Lo recomendable para comenzar es adquirir un kit que conste de cámara más objetivo/s y tirar con él/ellos. Generalmente los objetivos incluidos en un kit son de baja calidad de construcción, ya que están hechos mayormente en plástico. Esto no quiere decir que tengan mala calidad de imagen, ¡Atención! Por más que las malas voces digan lo contrario, algunos de ellos tienen una calidad de imagen excepcional, y además son baratos y livianos, es el caso del Nikon 18-55mm y el Canon 18-55mm.

El consejo que doy es pasar más tiempo haciendo fotos que leyendo comentarios y hojas técnicas de objetivos y cámaras. Puede que leamos muchos comentarios de unos cuantos usuarios diciendo que nuestro objetivo es malo, que deforma mucho la imagen, etc., y sería un error convencernos de que lo es y sin siquiera comprobar si es malo para lo que nosotros lo necesitamos, lo cambiemos y compremos otro tres veces más caro. Esto no tiene sentido.

En un comienzo, con dos objetivos cubriremos un rango focal más que suficiente aunque existe la posibilidad de coger un único objetivo que cubra todo o gran parte de ese rango. Esto es ideal para viajes y para evitar estar constantemente cambiando de objetivo.

Normalmente una cámara que trae un sólo objetivo de serie, suele traer un 18-55mm (el cual mucho zoom no tiene). Dependiendo de que tipo de fotografía vamos a hacer, puede que necesitemos un objetivo con más zoom que 55mm (denominado "teleobjetivo") o con menos zoom que 18mm (los denominados "grandes angulares"). Por tanto sea lo que sea que se diga por ahí, antes de comprar un segundo objetivo, exprimimamos al máximo el que trae la cámara, ya que de esta manera nos daremos cuenta si necesitamos uno con el que "se vea más de lejos" (gran angular) o uno con el que "se vea de más cerca" (teleobjetivo).



¡Qué no te engañe la buena o mala calidad de la pantalla trasera!


Las cámaras más antiguas tienen pantallas más pequeñas y en algunos casos grandes pero de baja definición. Si por ejemplo hago una foto con una antigua y la visualizo en dicha pantalla, seguramente se verá "más fea" que la misma foto hecha por una cámara más moderna con una pantalla de más definición.

La sensación que tendremos es que ese modelo nuevo hace mejore fotos. Te comento que si le pusieramos a la cámara más antigua la pantalla moderna con más definición, se vería la foto igual a la otra.

Esto nos indica que eso que hace parecer que una cámara nueva haga "mejores fotos" es un engaño que estas pantallas nos dan.

Lógicamente habrá comentarios como: "Sí, ¿Pero que hay de los megapíxeles? La cámara antigua tiene 6 y la nueva 14", por ejemplo. Para aclarar esto, no dudes en leer el artículo "El Mito de los Megapíxeles" Aquí.



Ramiro Torrents